Barbie de extrarradio


es joven y guapa, eso parece,
con melena extralarga
y curvas inciertas
que muestra cuando quiere

mide uno cincuenta
de carne prieta,
y pechos exuberantes
que enseña cuando puede

el local está repleto de gays
si quieres descubrirlos
pon a Barbie delante,
si no la miran, ¡ya lo sabes!

aunque va de pica flor
los heteros, la desean
y te sientes trasparente
como el aire que vuela

llama a los machos
y reclama sus apetencias
es tan joven, es tan bella
¡mira! ¡si tiene grasita en la delantera!

¡oh! ¡oh! quítale el maquillaje
y, también, las pestañas
la silicona de labios y pechos,
el dorado de los UVA

las plataformas ortopédicas
las extensiones del cabello,
las uñas postizas
y la ropa con realce

¿la miran igual?
¿o llega una catástrofe?
me daría lo mismo
si no la mirara, azabache

pero, la mira y remira
y huele tanto a hombre,
que me hierve la sangre
¿estás celosa?

siempre lo he sido.
ahora, es diferente
descubro que no soy joven
que –a mí- me llega el desastre

Barbie de extrarradio
aunque seas rubia de bote
y menos hermosa con desarme,
eres la atracción de la feria

antes, era la reina
te cedo el puesto, señora
disfruta de tu momento,
princesa del almanaque

rellena tu cuerpo
y vístelo con plexiglás que hable
realza tu belleza, al máximo,
pronto, llegará otra gobernante

Anna Genovés
16/03/2013
Derechos reservados a su
autora, Ana Mª Genovés Badenes
PROPIEDAD INTELECTUAL
V-490-14


Poema con los Derechos cedidos –en cualquiera de los formatos- a la editorial Ópera prima. Enviado, seleccionado y publicado en la antología Aldea Poética VI. 



VV.AA (Antología)
1ª Edición, enero 2013
Páginas: 152
Tamaño: 15 x 22 cm
Encuadernación: Rústica
PVP: 18 €
ISBN: 978-84-95461-51-3













MUJER CONCURSO



Cuando aparece un título como este, uno piensa que se trata de la publicidad de alguna joven en concurso de belleza, danza o música.
Nada más lejos de la realidad. En este caso, se refiere –tal cual- a una servidora que construye y destruye miles de poemas y/o relatos que –a posteriori- remite a las direcciones de correo electrónico que indican las bases de los concursos a los que opta y nunca gana: es más difícil que buscar una aguja en un pajar.
¿Por qué lo hago? Porque, yo –idiota de mí-, estoy convencida que –un día de estos-,  mis envíos, serán galardonados con una colección de e-book o una edición de bolsillo o algunos “eurachos” –para refrescos- o un día de fama en la villa –en la que se realiza el concurso- y que sólo la conocen sus habitantes y –una- por referencias internautas. Me creo merecedora de distinción literaria.  Jajajaaa…
Hay que ser lerda, para creérselo. Máxime, en una sociedad donde te preguntan el santo y seña para ir al lavabo…. Por ejemplo, ¿por qué narices tengo que enviar –a estos concursillos o concursones- un CV –literario- junto con la obra?
¿Qué pasa? Que si has ganado o publicado algo, tienes más posibilidades –de llevarte el gato al agua- que la prima nobel “entusiasmá”  que se apunta a un bombardeo. Hablo en femenino porque es un relato que parlotea de mujeres. Aunque, a los hombres les sucede lo mismo.
Bueno, ¡los milagros existen! Que se lo pregunten a los que ganan el Euromillón, la Primitiva o a las sobreras cuyas cañerías –con telarañas- quedan como una patena tras el chaval de turno –con estómago y sacado de las páginas de contactos-, que se las ventilan por todos los agujeros corpóreos… Si no cobra, mejor.
L’amour… ¡Es bello! Es lo más importante de la vida. Aderezado con mucho cariño y sexo explícito. Amor, amar. Amar, amor… Palabras que se lleva el viento… Palabras que son lo que son, sin reproches ni perdón. 

Este cuento va de “cuarentañeras” y más… Esas que queremos sentir la gloria, cuando nos queda –tan sólo- el tacataca, las papillas y los Dodot –tercera edad-. Pero, nos empecinamos en llevar laureles… Literarios, laborales, románticos o sexuales. No queremos envejecer, cuando ya somos viejas –me incluyo, por supuesto-. Pertenezco a esa amalgama de féminas interminables que se sienten más transparentes que el agua clara de un manantial recién nacido. Todo por un poquito de “por favó”. Un trocito de ese cielo que se ha esfumado sobre nuestros rostros –con arrugas incipientes-. Nuestros cuerpos –con flacidez perpetua-. Y nuestros sentidos –enajenados por la edad.
Nadie quiere envejecer. Nadie quiere morir...  A no ser que la enfermedad invada tu organismo y no seas ni tan siquiera una persona decente. El que diga lo contrario, miente. Por eso, sentimos fascinación por lo vampírico.
Se ha vuelto a poner de moda –entre la “celebrities”- lo gótico: en honor a los “colmilleros”. El personaje más “remakeado” de la historia del celuloide y la caja tonta de Umbral. Desde Bela Lugosi hasta Gary Oldman. Hay un sinfín de películas y series televisivas que representan a este personaje. Guapo o feo: da igual.
De Lolita, fue mi fantasía sexual desde que vi “El Baile de los Vampiros” en el cine “Pompeya” de la avenida Gaspar Aguilar. Soñaba –despierta- que un vampiro, guapísimo, venía y me hacía proposiciones indecentes… Deseaba morderme la yugular. Pero, antes, hacerme el amor de manera endiablada. Por aquel entonces, sentía la llamada del deseo. Algo inmoral en mi familia –de rosario y mantellina- y para la época –finales de los setenta. Mis pensamientos hicieron un pacto con mi cuerpo. Si me violaban, podía tener sexo. ¡Ah! Yo no quería, me habían forzado… Resulta que, la dominatrix, es una sumisa: nadie lo diría.
Mis noches calenturientas comenzaban con mi “Dracul” particular, que –dependiendo de mi estado de ánimo-, variaba su fisonomía. Eso sí, siempre estaba para chuparse los dedos. Sólo que te chupaba él. No tú. Vaya, esa jovencita de “Clerosil” y escote sonrosado, tenía una doble vida… Una doble moral. Era la perfecta púber para todos. Aunque por las noches, se transformara en la “femme fatale” de los infiernos mortecinos.
Los films de zombis, también estaban dentro de mis preferidos… El sumun de aquel pretérito –perdido en la memoria-, y de la actualidad. No por la inmortalidad; si no, por el terror de la guadaña… ¡Menudos masocas estamos hechos!  “La Noche de los Muertos vivientes” me aterrorizó. Ahora, lo hace “Walking Dead”. De femme fatale, nada. ¡Vaya, vaya,  vaya…!

Mi familia, es cinéfila. Mi abuelo era el proyeccionista de un cine –hoy garito salsero- cuando todavía estaba al aire libre y –cada cual- se llevaba la silla de su casa. Desde entonces, todos los miembros de mi clan, nos sentimos atraídos por la gran pantalla. Tanto que –a veces- deseo fusionarme con ella.
¿Qué hubiera pasado si Matrix-internet hubiera llegado en el XIX y los noir se hubieran hecho –todos- a lo Ganster Squad? Quizás, hubiera sido un pasada o –por el contrario- algo catastrófico. Empreo, la historia, hubiera cambiado radicalmente. La red, es –sin lugar a dudas- el invento del siglo XX y más… Muchos más.
Estoy –hasta las narices- de desparramar. Desconozco a dónde me llevarán mis elucubraciones… Poco importa. ¡Qué más da! Nadie leerá está bazofia enrarecida con mala hostia y licor. Me he bebido una botella –de más de dos décadas- de Terry de Centenario. Llevo una cogorza como para decir y escribir un montón de majaderías. Más de tres meses –adosada a una silla- tecleando en mi Dell de color chicle. Pasan factura.
Un día, me toca un relato. Al otro, un poema. Al otro, publicar en mi blog. Al siguiente, leer los que sigo. De paso, miro el face: el amante más deseado y  –a la vez- el más odiado. Una prostituta, que se vende al mejor postor. Siempre la misma historia… C’est la vie. Un día que sigue a otro día. Una hora que se acaba con el inicio de otra. Un suspiro que se ahoga cuando otro nace. Una vida que se apaga cuando otra alumbra.
Nacer, vivir y morir. Hamlet de Shakespeare: ser o no ser. Si somos, existimos. Y si existimos, somos. Cagamos, comemos, follamos, lloramos, meamos, reímos y sentimos. ¿Por qué temer a la  muerte? Cuando nacemos para morir, y cada día que pasa está más cerca el ataúd de pino con cruz en la tapa. El agujero oscuro y tétrico en el que te meten. Los gusanos que nacerán de tu cuerpo putrefacto o el fuego que calcinará tu hechura interfecta ¿Y si resulta que, al comenzar la incineración, tienes catalepsia –como la mujer de Poe- y te despiertas requemada mientras lloran tu pérdida? 
Parece mentira… Pero, llevo más de mil palabras; entre frases inconexas y verborrea barata. Hablando de todo un poco sin rumbo fijo y a la deriva, tecleando –como Stigmata- las teclas plata de mi amada “chicle”. Es el nombre de la única hija que pariré en esta vida que he desperdiciado sin saber el porqué.
Quizás, con unos padres imaginativos y modernos, mi vida hubiera sido diferente. Quizás, con un carácter más fuerte y menos esperpéntico, mi mundo no hubiera estado envuelto en papel couché con lazo soberbio –cuando dentro (sólo) existía una niña, perdida y boba, que no sabía qué hacer-. Quizás si hubiera estudiado informática, en vez de arqueología –que no sirve para nada-, tendría un trabajo guay… No haría la necia creyendo mentiras. Hay tantos “quizases” en mi vida, que mi mente se descompone mientras divago entre lo que podría haber sido y lo que soy.
Ahora, voy a ubicar un poema que viene –muy al cuento- de esta locura que tecleo. He buscado en mi baúl poético, alguna poesía “freak”. Pero –he de decir-, que no las malgastaré en este cajón desastre que he querido y me da la gana seguir escribiendo. Así que, voy a inventármela, in situ:


Mujer concurso
escribes relatos
escribes poemas
escribes “posteos”
y todo lo escribes

Mujer concurso
de cabellos con canas
y manos de paja

Mujer concurso
que te miras al espejo
y no te reconoces

Mujer concurso
que no eres bella ni joven
pero, sigues en tu empeño
y con él, duermes
soñando con tus ficciones…

Mujer concurso
¡Qué pena!
Malgastando tu vida


con la tristeza;
malgastando tus horas
con alucinógenos
copas de orujo
y mentiras de corcho

Mujer concurso
deja tu angustia
deja tu pena
todavía te queda un trecho,
todavía te quedas.


Un pensamiento recurrente, me invade: “Anna, abre la caja de las chuches –antidepresivos, bezodiacepinas, hipnóticos- y trágatelas –todas- de una tacada…” Soy, una persona retraída de corazón sensible y alma de poeta. Siempre quise ser escritora, siempre quise que se me leyera. Una cuentacuentos, feliz con su pena.
Son las nueve y veintiséis minutos del sábado seis de octubre de dos mil doce. Estoy hipoglucémica y sigo cavilaciones que no me llevan a ninguna parte. No aparece Drácula, no aparece un zombi, no aparece nadie que me haga sonreír, en esta tarde repleta de lo de siempre. Siempre la misma historia… La pescadilla que se muerde la cola.
Este fábula me ha salido anárquica y destructiva. Con esto no se gana ni para tacos de escopeta –que decía mi abuela-. Pero, estoy harta de ser alemana y aplicada. No me sirve para nada. Así que, hoy, ha tocado, a ver… IX CERTAMEN DE NARRATIVA BREVE DE CANAL LITERATURA. Presidente del jurado, el “planetario 2012” Lorenzo Silva… ¡Y, yo, con estos zorros! Máximo dos mil palabras. Pues vamos a escribir por el mero hecho de hacerlo. A lo Kafka, de mi horóscopo –cáncer-, el de los grandes escritores: Cocteau, de Encina, Hawthorne, Hemingway, Hesse, Leopardi, Neruda, Proust, Sabato, Sand,  Orwell, Petrarca, Pirandello, Remark, Rousseau, Saint-Exupéry…
Todos hombres excepto, Sand… George Sand, seudónimo de Amandine Aurore Lucile Dupin, baronesa de Dudevant, quien vestía como “ellos” para tener ciertos privilegios acotados a las damas. ¡Qué buena era! Mi santoral –dice- que la lea…

No sabía si sería capaz de escribir, lo indescifrable, sentada y de una tacada por mis ovarios: enormes –como las bolas de los miuras-. Castizos y españoles, ¡por la gracia de Dios! Pero, ya voy por la palabra mil seiscientas y pico... Sigo, como un forúnculo –purulento- en un trasero derrocado. Dando por todos los sitios a los convocantes o al jurado o a quien le toque leer este mamotreto.
Lo siento. Le ha tocado el concurso en el que la “Mujer Concurso”, ya no puede más y –a modo de maratón incomprensible- sigue en su empeño de acabar esta sandez para chingarle a usted.
Tengo un blog hermoso, ¡parece mentira! Pero, así es. Escribo bien… Aunque, digo lo que me apetece y, eso, no gusta. Sonrío cuando otros lloran. Lloro, cuando otros sonríen… O flirtean o se ponen plastas –como ahora, yo.
Soy una mujer capaz de cualquier cosa, por el mero hecho de su testarudez. Podría ser buena escritora, pero no lo soy. Podría tocar el cielo, pero me quedo en el infierno. Podría ser un ángel, pero prefiero tener cola. He estado tantos años callada –como los síndromes de Aspergen- que, ahora, escribo lo que le sale del orto. Aunque moleste.
Las críticas, me la trufan.  Siempre, me han criticado… Por… ¿Cómo se dice? ¡Ah! Sí. Envidia. Siempre igual ¡qué asco! Ahora, soy diáfana y nadie me mira ni me acosa… Mejor. Se me olvidaba… Eso, ¡hay que joderse! todavía lo hacen –vía internet-. En realidad, me desmorono por una cuesta sin curvas ni frenos.
Un escritor –veterano- me dijo: “niña, nunca había visto escribir tan rápido...”
Y es que, la “Mujer Concurso”, es una loca de las letras. Aprendió a escribir, antes que a leer. Aprendió a inventar historias, antes que a comprenderlas. Aprendió a muchas cosas, cuando nadie las aprendía. Es autodidacta, además de estúpida.
Señores, les dejo. Llegue a sus dos mil palabras. ¡Que les den!
                   
                                         Ann@


PD. No va de "choteo" este relato -encima, sin rectificar- lo envié al  IX CERTAMEN DE NARRATIVA BREVE DE CANAL LITERATURA. Firmado con uno de mis seudónimos -tal como marcaban las BBDD.



Ann@ Genovés
09/03/2013
20:20 h


Derechos reservados a su autora,

Ana Mª Genovés Badenes

SOL. PROPIEDAD INTELECTUAL

V-1825-12

                                                       


Open publication - Free publishing - More actual




APOCALYPTICA                                    

 NOT STRONG ENOUGH

{SUBTITULADA}



                                                     

MUJER CONCURSO

by on 20:20:00
MUJER CONCURSO Cuando aparece un título como este, uno piensa que se trata de la publicidad de alguna joven en...