Niños maleta



Niños maleta 

Quizás el hecho de haber crecido sin padre, me acerca a los sentimientos que turban las mentes de los niños maleta, aunque yo sabía que papá no volvería. Por el contrario, los niños maleta, siempre duermen con la esperanza de ver a papá y a mamá otra vez juntos.

Cuando se me ocurrió hablar del tema, el pan nuestro de cada día, lo tenía muy claro: la madre ―cuasi siempre cuidadora principal―, pues la mayoría casos están impregnados de infidelidades masculinas, debía quedarse con los hijos. Puede ser, que este pensamiento estuviera directamente relacionado con los estudios científicos, que avalan la necesidad biológica de los pequeños por tener a su madre cerca.

Al respecto, Trinidad Bernal; psicóloga y directora de la Fundación Atyme  (atención y mediación para el cambio), sugiere:


“Los niños no son una mercancía privada en manos de las madres”

Después de ahondar en el peliagudo asunto, estoy de acuerdo con ella. He llegado a la conclusión que, salvo excepciones por malos tratos o abusos…  La custodia compartida es la mejor opción para los pequeños. Esencialmente, por dos motivos:

1-           De esta forma, los niños crecen teniendo contacto con la familia de la madre, de igual modo, con la familia del padre.

2-           Si al cuidador principal (hombre o mujer), le sucede algo, el niño no tiene que comenzar una nueva vida con el que, probablemente, no está familiarizado a diario.

Nunca debemos olvidar que es un tema fundamental para el futuro de nuestra sociedad, donde cada caso es un mundo con sus pros y sus contras. La decisión de mutuo acuerdo entre la pareja, siempre será mejor que la impuesta por ley. La imposición es un tema amargo y de consecuencias ambiguas para todos.

Por otro lado, en contra de lo que parezca a simple vista, La Custodia Monoparental conlleva un 60% más de desplazamientos para los niños, respecto a La Custodia Compartida.



José Gabriel Marín, ex secretario judicial de las Cortes valencianas, pendiente de la resolución de su propia separación, dice al respecto:

“Nos separamos de nuestros cónyuges, pero no de nuestros hijos. Por eso tenemos la obligación de seguir teniendo una buena relación como padres, eso es importante para nuestros hijos”.

Sea como fuere, es primordial que ambos cónyuges evitan hablar mal de su ex. La falta de cariño, paterno o materno provoca en los niños, una carencia personal que puede condicionar un crecimiento deficiente y una vida adulta marcada por la angustia. Son los más débiles y por ende, los eternos damnificados. Cuidémoslos: son el futuro.

Sin generalizar porque cada niño es un mundo y cada familia un universo.

Niños maleta…
«No utilices a los niños como moneda de cambio».

©Anna Genovés

Leon Bridges - Coming Home


No hay comentarios:

Publicar un comentario