Fanes, haters y seguidores



Fanes, haters y seguidores

Cuando decidí convertir mi hobby en trabahobby, un virtuamigo que aprecio y respeto como escritor, me dijo:

–El mundo de las letras está lleno de envidias. Para hacerte de escuchar tienes que pensar como una granjera. Todos los días tendrás que dar de comer a los pollitos. Así, los animalitos estarán contentos y picotearán lo que les pongas. ¡Ah! Y recuerda que todos somos granjeros y pollitos dependiendo desde donde nos miremos; si estamos en nuestro espacio seremos granjeros. Si visitamos el de algún conocido, pollitos a la busca de un buen picoteo.
–Me apuesto los dedos de la mano izquierda a que eres fan de George Orwell —le dije.
–¡Me has pillado! Rebelión en la granja es una de mis novelas preferidas –me contestó.

Ahí quedó el asunto... En realidad no tenía muy claro a qué se refería hasta que estuve en el meollo de la cuestión. Pasaré por alto ese pecado capital llamado envidia. Tal como dijo Borges: «El tema de la envidia es muy español. Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: Es envidiable».



La siguiente cuestión: granjeros y pollitos. Es el equivalente a la autopromoción. Para ello el pretendiente ‘a’... deberá pasear asiduamente por aquellos lugares interesantes para su hipotético negocio a la espera de ser correspondido. Mi virtuamigo estaba en lo cierto. Por experiencia puedo deciros que cuando abrí el blog era muy activa en la blogosfera y en las redes; tenía muchas visitas y multitud de comentarios. En la actualidad estoy en una fase más tranquila y mis productos tienen menor salida. Si no estás todos los días de visita..., pues eso: no te visitan. Al final, hasta se olvidan de ti. C’est la vie!

Lo que mi virtuamigo omitió, a propósito o inconscientemente, fue que en el mundo virtual existen por lo menos tres grupos de personas: fanes, haters y seguidores. Las primeras siempre te dirán que todo lo que haces es estupendo, sea bueno o malo. Las segundas, bajo el mismo modus operandi, te dirán lo opuesto. Las terceras, simplemente te seguirán, y, por lo general, serán sinceras. Si lo que muestras es notable te darán el like. Si no has estado fino, te harán una crítica constructiva respetuosa.

La etimología de los grupos mencionados está clara. Para que veáis algunos ejemplos, incluyo las reseñas de una de mis novelas...

Fan: fan (en plural: fanes), simpatizante, aficionado, admirador o fanático. Persona que siente gusto y entusiasmo por algo. El término se utiliza en particular en el deporte y el arte, para referirse a admiradores de una persona, grupo, equipo u obra. Los fanes de algo o alguien constituyen el fandom de la persona o cosa que se admira. A veces demuestran su afición siendo miembros de un club de fanes, creando fanzines y promoviendo lo que les interesa.


Fan… Viniking ha puntuado los cinco libros que tengo publicados con 5 estrellas: entiendo que debe ser un/una fan.

Haters: personas que muestran sistemáticamente actitudes negativas u hostiles ante cualquier asunto. La palabra hater es un sustantivo inglés que se traduce como 'odiador', o 'persona  que odia' o 'que aborrece' algo o a alguien. También se puede traducir como 'envidioso', 'odioso' o 'aborrecedor'.


Hater… Este anónimo con 1 estrella, que encabeza la reseña del libro como 'malísimo' es un hater. No por lo mencionado, sino porque la conclusión que agrega. Falta de ortografía, incluida: «Por cierto comentar que todos los libros gratis que me he bajado de kindlelton son del mismo estilo, ninguno ‘a sido’ ni siquiera mediocre». 

Seguirdor/a: 1) persona que sigue o persigue a otra. 2) Persona que es partidaria de otra y que sigue su desarrollo o evolución.


Seguidor… Creo que las 4 estrellas de este lector/a, por lo que comenta, podría tratarse de un nuevo seguidor.

Los tres grupos, fanes, haters y seguidores, tienen un sinfín de matices: pueden ser ocasionales, habituales, pasivos, activos... y un largo etcétera. Entre seguidor y fan existe una delgada línea que, en ocasiones, se cruza y viene a significar lo mismo; además, tanto seguidores como fanes, por lo general, son guais. Sin embargo, los haters son unos puñeteros envidiosos que viven bajo tierra como los vampiros. Por eso suelen actuar detrás de un anónimo; solo que ellos no desean chuparnos la sangre, quieren chuparnos las ilusiones: ni agua. A los haters, en el caso de la literatura, por ejemplo, les dará igual que una obra esté escrita por Borges, Orwell o un 'sin nombre' como yo. Para ellos todo lo que lean será ‘malísimo’. Seguramente porque son incapaces de escribir una sola línea.

Es curioso que mi deseo de obviar la 'envidia' se haya truncado... Así que, con permiso del maestro, añadiré: «La envidia es algo innato en la condición humana. Nazcas donde nazcas».

P.D. Versión corta publicada en el diario El Cotidiano

©Anna Genovés
03/09/2016

Fuentes
Wikipedia
Diccionario de la RAE
La red

Imágenes
Amazon
La red

Phantogram - When I'm Small (subtitulada)


4 comentarios:

  1. Hola, Anna.

    Prácticamente has dicho todo lo que se me iba ocurriendo comentar sobre la envidia mientras leía, pero añadiré: claro que es innata, pero podemos digerirla y emplearla de dos maneras, bien como estímulo para llevarnos a mejorar y demostrarnos que podemos lograr crear algo de mayor perfección, bien como simple arma de acoso y derribo a la moral del envidiado; y, normalmente, los que recurren a esta segunda opción son los negados de talento para crear.

    Sobre los pollitos y granjeros, me parece una comparación muy acertada; de hecho, aquí mismo tienes uno piando: hace casi tres años que dejé el mundo de los blogs, aunque ahora he decidido retomarlo con un nuevo espacio -recién estrenado-, y ya sabes que es duro fomentarlo en los inicios. El Trovador Errante queda en desuso -pero no cerrado-, así que tengo el placer de invitarte a piar por:

    'En un lugar desolado... - Los Vacuos Mundos'
    losvacuosmundos.blogspot.com.es

    PD: si te pasas y decides quedarte, me haría muy bien tener un objetivo seguidor que me criticara con criterio. Trataré de hacer lo mismo de vuelta por tu espacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro. Te visité y le di un poco de cuerda por las redes para ver si picotean los pollitos: me ha gustado. Saludos

      Eliminar
  2. Amiga Anna....ante todo tu no eres ninguna sin nombre....el tema que abordas es de mucha más enjundia de lo que pudiera parecer. Para alguien que como tu tiene obra publicada, el comentario a la ligera no procede, y es precisamente lo que abunda hoy en día....despachamos las cosas con demasiada ligereza.
    Yo mismo que te leo de vez en cuando, no me habia planteado si soy seguidor o fan, desde luego hater no...si algo no me gusta o no me mueve a la curiosidad la indiferencia vence la batalla...y no es el caso. Siempre encuentro motivos para darme una vuelta y está bien que lo sepas.
    Curiosamente leyendo un texto de hace tiempo...pues cuando entro a un blog no me importa la última entrada sino el tema, sorpresa, me ehe encontrado con Jon Alonso y su inquietante bypass.
    Hacía tiempo que no le leía...y ha sido un placer reencontrarle hasta el punto de que le he mandado un mensaje y volviendo al tema, he decidido seguiros a ambos tb en twitter...la pregunta que viene al caso es soy seguidor? fan? lector? curioso? puede que un poco de todo, pero la curiosidad me lleva a visitaros...abris ventanas...un abrazo

    ResponderEliminar
  3. V, siento no haberte contestado antes: voy bastante liada. Me ha gustado muchísimo tu comentario. Muchas gracias. Un abrazote, Anna

    ResponderEliminar