Siah, el Ojo de Dios

/ 21:12:00

 





Siah, el Ojo de Dios

 

Una novela de ciencia ficción apasionante que te arrastrará por la actualidad más devastadora y por realidades alternativas del Antiguo Testamento de la mano de una jumper con demasiados secretos. 

Podéis encontrarla y leer los primeros capítulos GRATIS en Amazon en formato papel y en e-book.



Siah, el Ojo de Dios formato papel de tapa blanda




Detalles del producto

Peso del producto: 608 g

Tapa blanda: 444 páginas

ISBN-13: 979-8563835832

Dimensiones: 15.24 x 2.54 x 22.86 cm

ASIN: B08NDZ2S51

Editorial: Independently published (11 noviembre 2020)


Idioma: español





Siah, el Ojo de Dios formato Kindle acoplable a distintos lectores



Detalles del producto

Tamaño del archivo: 2059 KB

Texto a voz: Activado

ASIN: B08NC3HFHZ

Editorial: Anna Genovés; N.º 1 edición (11 noviembre 2020)

Lector de pantalla: Compatibles

Longitud de impresión: 376 páginas

Tipografía mejorada: Activado

Idioma: español




Sinopsis


Dioses antiguos, enigmas del pasado, héroes y villanos del Antiguo Testamento y personajes ficticios se dan cita en esta narración estructurada en tres libros: Origen, conocimiento y trasposición, donde la historia se torna ciencia ficción y convierte el presente en el escenario central de un multiverso cuántico.


Siah es una niña de ascendencia hebrea que vive en Carabanchel y crece rodeada de delincuencia. Precoz, inteligente y descreída, posee un sixth sense que la perturba y la arrastra a la drogadicción. Convertida en politóxica sus visiones se transforman en pesadillas enigmáticas que la empujarán al precipicio. Su vida dará un giro radical gracias a la ayuda económica de su familia. En su nuevo hogar emprenderá una vida completamente distinta en la que retoma los estudios y se inhibe de los perjuicios que conlleva ser lesbiana.


Tras una década de lucha, logra licenciarse en filología hebrea y se desplaza a Israel para terminar su tesis doctoral. En Tel-Aviv, Doron Leví –hermano de su tutora y jefe de la mayoría de excavaciones del país—, le propone trasladarse a Jerusalén para trabajar a su lado como traductora de lenguas muertas. Los primeros manuscritos que caen en sus manos, despiertan su yo interno. Hecho que desarrolla sus capacidades perceptivas y la trasportan a las escenas que visualiza.


A medida que se adentra en su trabajo asimilará su condición de jumper. Desde ese instante, descifrará papiros antiquísimos y vivirá en primera persona distintos pasajes del AT en el que personajes del linaje davídico le revelarán diferentes enigmas del pasado. Su existencia se convertirá en una duplicidad simultánea en el que el tiempo desaparece y cuya finalidad será conocer la verdadera naturaleza de Dios y el porqué de su existencia.




Dedicatoria


Dedicado a seguidores y amigos

surgidos o reencontrados

a través de la red






Enlace directo para leer los primeros capítulos GRATIS


SIAH, el👁de Dios




@Anna Genovés

Once de noviembre de 2020



#novelas #publicaiones #cienciaficcion #universosalternativos #viajeseneltiempo #antiguotestamento #jumpers

#pandemia #covid19 #solidaridad #annagenoves




 





Siah, el Ojo de Dios

 

Una novela de ciencia ficción apasionante que te arrastrará por la actualidad más devastadora y por realidades alternativas del Antiguo Testamento de la mano de una jumper con demasiados secretos. 

Podéis encontrarla y leer los primeros capítulos GRATIS en Amazon en formato papel y en e-book.



Siah, el Ojo de Dios formato papel de tapa blanda




Detalles del producto

Peso del producto: 608 g

Tapa blanda: 444 páginas

ISBN-13: 979-8563835832

Dimensiones: 15.24 x 2.54 x 22.86 cm

ASIN: B08NDZ2S51

Editorial: Independently published (11 noviembre 2020)


Idioma: español





Siah, el Ojo de Dios formato Kindle acoplable a distintos lectores



Detalles del producto

Tamaño del archivo: 2059 KB

Texto a voz: Activado

ASIN: B08NC3HFHZ

Editorial: Anna Genovés; N.º 1 edición (11 noviembre 2020)

Lector de pantalla: Compatibles

Longitud de impresión: 376 páginas

Tipografía mejorada: Activado

Idioma: español




Sinopsis


Dioses antiguos, enigmas del pasado, héroes y villanos del Antiguo Testamento y personajes ficticios se dan cita en esta narración estructurada en tres libros: Origen, conocimiento y trasposición, donde la historia se torna ciencia ficción y convierte el presente en el escenario central de un multiverso cuántico.


Siah es una niña de ascendencia hebrea que vive en Carabanchel y crece rodeada de delincuencia. Precoz, inteligente y descreída, posee un sixth sense que la perturba y la arrastra a la drogadicción. Convertida en politóxica sus visiones se transforman en pesadillas enigmáticas que la empujarán al precipicio. Su vida dará un giro radical gracias a la ayuda económica de su familia. En su nuevo hogar emprenderá una vida completamente distinta en la que retoma los estudios y se inhibe de los perjuicios que conlleva ser lesbiana.


Tras una década de lucha, logra licenciarse en filología hebrea y se desplaza a Israel para terminar su tesis doctoral. En Tel-Aviv, Doron Leví –hermano de su tutora y jefe de la mayoría de excavaciones del país—, le propone trasladarse a Jerusalén para trabajar a su lado como traductora de lenguas muertas. Los primeros manuscritos que caen en sus manos, despiertan su yo interno. Hecho que desarrolla sus capacidades perceptivas y la trasportan a las escenas que visualiza.


A medida que se adentra en su trabajo asimilará su condición de jumper. Desde ese instante, descifrará papiros antiquísimos y vivirá en primera persona distintos pasajes del AT en el que personajes del linaje davídico le revelarán diferentes enigmas del pasado. Su existencia se convertirá en una duplicidad simultánea en el que el tiempo desaparece y cuya finalidad será conocer la verdadera naturaleza de Dios y el porqué de su existencia.




Dedicatoria


Dedicado a seguidores y amigos

surgidos o reencontrados

a través de la red






Enlace directo para leer los primeros capítulos GRATIS


SIAH, el👁de Dios




@Anna Genovés

Once de noviembre de 2020



#novelas #publicaiones #cienciaficcion #universosalternativos #viajeseneltiempo #antiguotestamento #jumpers

#pandemia #covid19 #solidaridad #annagenoves




Continue Reading

 



Halloween 2020: doblete


Ciertamente, estoy tan alejada del mundo con la pandemia de por medio que se me había olvidado por completo que es Halloween. Así que, he pensado algo nuevo que, además, refresca el blog. Os dejo estas dos entradas publicadas, ex profeso, para esta festividad hace tiempo...

 




1.     1.  Una historieta bastante Pulp, fresca y actual –muy joven—, de 2014 que titulé Halloween terrífico. La verdad, me he reído bastante releyéndola y comprobando lo que he madurado literariamente desde entonces.


Halloween terrífico


Estábamos celebrado Halloween en casa de una amiga. Había de todo: priva, pirulas y Moby-Dicks a tutiplén. Mi chica iba disfrazada de brujita insinuante: curvas perfectas,  labios carnosos y  pechos redondeados... Cada vez que la miraba me apetecía comerle el pico e introducirme entre sus carnes. Me excité tanto mirándola, que la arrastré al cuarto de baño. Me senté en la tapa del inodoro; ella movió sus caderas... ¡Guau! Mis dedos recorrieron sus muslos y acariciaron sus nalgas. La bajé sobre mis piernas. Nuestras lenguas se enredaron en los interiores acuosos, relamiendo hasta la última gota del alcohol que traspiraban. De repente, varios golpes en la puerta nos cortó el rollo...

—Nanos, la luz se ha ido —dijo Marc, flemático.
—Se habrán fundido los plomos, ¡capullo! —contesté de mala gaita. Le hubiera roto la cara.
—La TV se ha encendido sola. Hay un programa extraño…  —siguió mascullando.
—Jajajaaa… ¿Tú flipas, tío? —contestó mi nena desternillándose.
—Es cierto. ¡Salir de una puta vez! —bramó Cris.

Luna y yo nos miramos alucinados. Cris era la única que no se metía viruta y, por lo tanto, estaba lúcida. Salimos pitando. En el salón estaba la panda hipnotizada con el LG de 42’. La pantalla mostraba imágenes sucesivas del Congreso de los Diputados: los políticos masacrados.

—Buen montaje —dije, dando por sentado que aquello era parafernalia.
—Para lo que sirven —soltó Marc.
—¡Ya te digo! Para trincar la pasta y dejarnos con el culo al aire —sugirió Luna.
—Quiero una Tarjeta Black —insinuó Cris.
—¡Coño! ¿Y quién no? —sentenció Javi.
—Al tajo, tíos. No dispersaros que en España todos somos hijos de Curro Jiménez. Poner otro canal —solté con mal talante, sorbiendo los últimos gránulos de perico que revoloteaban por el interior de la napia.
—Es el único que funciona —contestó Fran, áspero.

En la siguiente imagen, una presentadora salió al plató con la ropa hecha jirones; llevaba los brazos repletos de rasguños. Detrás, Screen amenazándola con un cuchillo inmenso. Reímos a carcajada limpia.

—¡Que guasa tienen…! Son unos putos cachondos  —dije.
—Calla nano. La cosa no pinta bien —sugirió Fran.
—Porque seas segurata, no estás en posesión de la verdad absoluta —repuse.

La locutora habló:

—Estamos en directo realizando un informativo especial Halloween…  —paró en seco.

Screen le metió una puñalada en la clavícula. Ella chilló; la sangre espesa y grana, resbaló por su cuerpo. Siguió hablando…

—El fin del mundo se acerca —terminó de largar.

El psicokiller se cebó con ella. La pantalla se fundió en negro.

—Nanos, ¿habéis visto? Ha sido más real que un snuff movie —soltó Marc con los ojos enajenados.
—¡Joder! Ahora el que no se ríe soy yo —solté con el semblante rígido.
—¡Estamos acabados…! —indicó Javi.
—¡Que no cunda el pánico! Aparqué el furgón del curro justo enfrente. Quizás nos venga bien dar un paseo… —repuso Fran.
Lo miramos flipados…
—¿Qué pasa? Era una sorpresa. Quería daros una vueltecita con el buga de la pasta gansa —terminó por decir.
—Nos vendrá de huevos —aseveró Cris.

Antes de subir al vehículo, escuchamos música en el centro de Karate Gu. Entramos. Había una fiestorra: todos iban disfrazados y hasta las cejas.

—Veis, es una broma macabra. Hoy es la noche de los muertos. ¡Qué miedo! ¡Booo!!! —dijo Luna riendo.

La melodía galopó a marchas forzadas. Los invitados comenzaron a bailar frenéticos; se hizo el caos. Los vampiros se abalanzaron sobre los demonios. Jason asesinó a la niña del exorcista. Freddy descuartizó a Chucky

Sólo una figura se mantuvo apartada. Agazapada en la esquina; cubierta por una capa oscura. Un púgil indefenso. Fuimos a socorrerla. Cogimos  katanas y nunchakos. Inmediatamente, la emprendimos con todo bicho viviente. Al acercarnos a la víctima, una lengua kilométrica y gelatinosa, se expandió delante de nosotros.

—Es el puto strongoi de Guillermo del Toro —dije férreo, a lo Vin Diesel en Riddick.

Rajé, de parte a parte, ese apéndice repugnante y mortífero que nos amenazaba. Veloces como guepardos, nos echamos sobre la repulsiva aberración hasta triturarla. Acto seguido, salimos del garito, subimos al blindado y emprendimos nuestro terrífico viaje. La city estaba en penumbra. En las calles, reinaba el terror. Giramos hacia la avenida y un ejército de zombis nos cortó el paso.

—¡Es el fin del mundo!  —insinuó Manu.
—¡Cállate, hostia! Que no me dejas pensar —grité.
—Tranquilos. Voy a echar marcha atrás —dijo Fran.

Imposible. La legión de muertos vivientes se arrojó sobre nosotros. Estábamos rodeados. El furgón blindado comenzó a moverse como una mecedora de madera noble con carcoma. Mis colegas, gritaron.

—¡No! ¡No! ¡No…! —voceé cuando los cristales cedieron y un zombi putrefacto mordió mi brazo.

La luz murió.

—Calma Alex. Has tenido una pesadilla —dijo Luna acariciando mi rostro empapado de un sudor gélido.
—¿Seguro…? —pregunté frunciendo el ceño.

Luna estaba recostada sobre la cama. Su sonrisa era brillante. Enrosqué mis dedos en su melena azabache: no era un sueño.

—¿Qué te pasa? —indagó mi chica.
—No tiene importancia. ¿Qué haces vestida de bruja marchosa? —curioseé.
—Es 31 de octubre. Esta noche celebramos Halloween en el piso de Cris. ¿No me digas que lo habías olvidado?
Deslizó sus uñas de gel por mi pernera. Me puse como una moto
—Algo parecido... Nena he tenido un mal sueño, pero, ahora ya no tiene importancia.

La abracé y la poseí frenético. Gozamos cuajados en nuestros excesos. Destrocé el disfraz que llevaba. Podía vestirse de todo menos de bruja picarona. Mal pálpito.


©Anna Genovés
24/10/2014







1.      2. Artículo de investigación sobre el origen de la Noche de Difuntos –este año, triste y limitada. Pero, la vida sigue y tenemos que adaptarnos— bautizado con el nombre de Fusión de mitos, que escribí un año después.


Fusión de mitos


Fusión de mitos

Cuando escuché por primera vez que las religiones actuales eran reproducciones cosmogónicas de los antiguos credos, por casi me da un pasmo. Claro, era una jovencita que acababa de salir del cascarón y anidaba en las aulas universitarias con unas libertades que, por desgracia, desconocía. Siempre fui muy retraída, y mi educación estuvo guiada por una vara de obediencia que pocas veces me atreví a cruzar. No porque me dieran tundas: nunca lo hicieron. Sino porque mi entorno estaba marcado por una aureola temerosa que prefería evitar. En fin, cosas de la inmadurez de antaño.

El caso es que, este cisma, me carcomió las entrañas durante meses; no quería entender que La trinidad cristiana estaba relatada en Los Textos de las Pirámides, tal cual: «Yo soy la vida, el señor de lo ilimitado, que Atum el antiguo ha creado para su potencia, cuando nacieron Chu y Tefnut en Helióplis, cuando lo único existía y se convirtió en tres». Hasta que lo leí en la página 155 del libro Los mitos y la teología de la religión egipcia. Un ejemplar que guardo con verdadera devoción. Tampoco imaginaba que los símbolos místicos existían desde el principio de los tiempos, como por ejemplo en el cartucho de la reina Nefertiti, donde aparecen varias cruces...


O que Ana derivase de una diosa pagana llamada Danna, Anu, Eanna… u otros nombres, dependiendo de la religión predecesora. Esta deidad, estaba tan arraigada en las gentes que, en el Medievo, durante la cristianización celta, se optó por aprovecharla para la figura de Santa Ana. Esta fórmula, se repite en el santoral en numerosas ocasiones. Ahora, lo tengo muy claro, pero entonces hasta creí que era una herejía. Ya lo dice el refrán: «La ignorancia es muy atrevida».

Que, ¿por qué os cuento esto? Porque quiero hablar de una fiesta muy en boga, de la que muchos huyen por su perspectiva anglosajona, cuando a lo largo de la historia han existido tantos sincretismos religiosos. Sí, hablo de Halloween, cuyo origen también procede de los moradores de la antigua Europa Oriental, Occidental y parte de Asia Menor. Allí, hace bastantes siglos, vivieron los druidas: adoradores del roble que creían en la inmortalidad del alma. Ésta, cuando moría un individuo, se introducía en otro cuerpo hasta la caída de las hojas en otoño; entonces regresaba a su antiguo hogar. Allí le proporcionaban los víveres necesarios para seguir su camino –de donde surgió el juego del truco/trato con las golosinas—. Y así, sucesivamente...

Esta tradición, con el tiempo, se unió a la invocación del señor de los muertos o Samagin, justo el mismo día. A esta omnipotencia pagana, se le consultaba para predecir el futuro, la salud y la prosperidad. Con la llegada del cristianismo, no todos olvidaron sus antiguos ritos. De modo que se añadió dicha celebración a la fiesta de los difuntos. Y, como hablamos de una sociedad medieval repleta de mixturas étnicas, y muy supersticiosa, el culto se sazonó de brujas, demonios, fantasmas, monstruos y toda la parafernalia existente.

Se puede decir, que Halloween es una práctica ancestral, que ha seguido viva de generación en generación, principalmente, en el mundo inglés, y que cada vez está más extendida por el planeta. Así que, si os apetece, ¡celebrad Halloween! Y si no, pues, ¡vosotros mismos! Eso sí, hagáis lo que hagáis, divertíos; en el fondo, todos somos unos pequeños monstruitos.

En la actualidad algunas de estas fusión se dejan ver en la notabilisima serie: Vikings 

Todo se repite; ya lo dejo Kubrick en su  A Space Odyssey 

Enlaces de interés

¿Cuál es el origen de la fiesta de Halloween? Revista MUY INTERESANTE 

¿Cuál es el origen de la fiesta de Halloween? Revista MUY HISTORIA

©Anna Genovés
25/10/2015




Allí donde estéis, buen finde




©Anna Genovés

31 de octubre de 2020


#halloween #halloween2020 #distanciamientosocial #mascarillas #fiestascibernéticas #horror #ghost #costume #everydayishalloween #smallbusiness #hauntedhouse #halloweendecorations #illustration #jackolantern #dark #covid19 #horrormovie  #sfxmakeup #pandemia 




Halloween 2020: doblete

by on 17:17:00
  Halloween 2020: doblete Ciertamente, estoy tan alejada del mundo con la pandemia de por medio que se me había olvidado por completo que ...

 


Toque de queda

 

La ventana indiscreta

Nos recuerda que estamos en toque de queda

Nudo en la garganta

Ganas de llorar

De lanzarte al vacío y quebrar tu vida entera

Nadie camina ni tan siquiera un alma en pena

La ciudad está muerta

Cementerio lleno de angustias y penas

Edificios suculentos, vehículos regios

Semáforos en rojo perpetuo

Nadie cruza la calzada y los perros no muerden

La Humanidad perece en un vaso de agua

Sin música ni risas ni lloros, nada

No queda amor para abrazar las mañanas

Se fue la alegría y llegó la tristeza del alma

Como si tres jinetes del Apocalipsis nos tragaran

Trotan por esta tierra marchita

Caminan a sus anchas

El rojo trajo la guerra

Y el amarillo la muerte

Tal vez, el negro, nos deje sin pan

Si pasea por esta calle tétrica

Sentimientos apagados

Campanas que tocan a muerto

En una iglesia cristiana olvidada

El minarete de la mezquita, calla

El monasterio lama, no tiene velas

¿Quién vivirá mañana?

¿Quién guiará a la manada?

Lluvia de meteoros

Nostalgia y pena

Todo calla

Todo calla

 


@Anna Genovés

Veinticinco de octubre de 2020

 

 

Poema recitado

 

Toque de queda

by on 17:17:00
  Toque de queda   La ventana indiscreta Nos recuerda que estamos en toque de queda Nudo en la garganta Ganas de llorar De lanza...




 

El infierno está en la Tierra

 

Corazón roto

Desquebrajado

Palpitaciones quedas

Sistólica descompensada

Ventrículos astillados

Muerte serena

Millones de cicatrices tatuadas

Por los hombres que se fueron

Las mujeres calladas

Los niños que nunca envejecerán

Las madres muertas

Los padres de miradas gachas

Economía sumergida

Ciénaga negra

Tertulias que se acaban

Angustia en las entrañas

Muerte que te llevas la alegría y la tristeza

A todos nos mata

En silencio y con pena

En fila de a uno

Ataúdes yermos

Agujero negro en la Tierra

Campanas que suenan

En lo alta de las montañas

El silencio voluptuoso de las mareas

La guerra de Nostradamus

La tercera guerra

Enemigo invisible

Sanidad que olvida sus quejas

El que puede no hace nada

Y la maldad acecha

Futuro incierto

Tradiciones nuevas

Cubre tu rostro

No hables, no mires, no camines

Ve con el rebaño

Y si mueres, ya estás muerta

Enciérrate en casa

Y si la dama de la hoz

Toca a tu puerta

Invítala a que entre

El monte calvario está cerca

Demasiados crucificados

Demasiada tristeza

El día toca a su fin

El infierno está en la Tierra

 

@Anna Genovés

18 de octubre de 2020








 




En mi barrio viven las Barrios


Tengo un problema grave de convivencia. Vivo en una finca con catorce puertas, dos por rellano. La vecina de arriba, hermana mayor de la de enfrente –cómplice, como es obvio—desde hace años intenta hacernos la vida imposible.

 

Os dejo una lista de parte de sus perversidades, y no me refiero a los ruidos normales que se dan en cualquier finca; algo lógico y agradable para saber que tus vecinos siguen bien. Sino de otras historias…, cuanto menos, incómodas. Cuando los ruidos de la city te molestan, no queda otra que vivir en el campo. No es nuestro caso.


En fin… juzgar vosotros mismos.   

            

1.       Arrastra maletas o algo con ruedas por el pasillo y comedor.

2.       Empuja muebles o los levanta y los deja caer. Es imposible dormir sin tapones.

3.       Salta.

4.       Patea por toda la casa.

5.       Corre.

6.       Anda como si fuera un elefante y el techo retumba –no me digáis cómo lo hace porque pesará unos cincuenta kilos.

7.       Como llamaba al timbre a horas en las que todavía descansábamos, tuvimos que quitarlo. Sí. Cuando vienes a nuestra casa o llamas desde abajo o desde arriba golpeando la puerta; un incordio.

8.       Echa ceniza en la ropa. Qué fume dónde quiera y pueda..., pero lógico sería que, si lo hace donde están los tendederos, cogiera un cenicero. A mí me parece una guarrería.

9.       También fuman en el descansillo –bastante pequeño, por cierto—. El humo inunda nuestro recibidor.  Además de hacer muy mal olor.

10.   Cuando abrimos una de las ventanas que dan al patio de luces, fuma en la que está encima. Al instante, la habitación se llena de humo con lo que traiga consigo. Claro, no puedo ventilar estos cuartos, algo imprescindible con la covid19.

11. Hace unas semanas llevaba la mascarilla por debajo de la nariz y hace unos días no la llevaba ni en el ascensor ni en las escaleras. Le dije que debía ponérsela, pero pasó hasta de contestarme.

12. Si viene algún repartidor y no le escuchas, igual llaman a la puerta de al lado o a la de arriba. Pero ni la una ni la otra, les abrirán. Es más, han llegado a decir que no nos conocían.

 

Estas acciones malintencionadas las puede realizar antes de las ocho de la mañana o de madrugada si se tercia. Las veinticuatro horas del día son buenas si le da por fastidiar.


La mujer tiene setenta y un años. Pensareis que soy una exagerada. Pero, nada más lejos de la realidad. ¡Ojalá! Desconozco cómo lo hace. En ocasiones, pienso que paga a alguien para estos menesteres, o utiliza grabaciones, o ¿quién sabe? Tal vez deberíamos llamar a un parapsicólogo por si nuestra finca es prima cercana o lejana de Hill House y tiene alguna maldición. Entonces, me digo a mí misma… «¿Mira que si tenemos fantasmas o monstruos que nos vigilan y nos hacen perrerías?».

 

Bromas aparte. Compramos el piso hace veintidós años, y la pareja que nos lo vendió apuntó que tenía problemas con los vecinos –a los pocos meses descubrimos de qué se trataba—. Algo similar ha sucedido con unas inquilinas universitarias que han terminado por marcharse y que, cuando las navidades pasadas se nos calló el techo del comedor que casi nos mata –suceso con el nombre de Siniestro total publicado en este blog— apuntaron que si llegan a saber cómo era esta vecina, no hubieran alquilado el apartamento. Nos ha dado mucha pena que se hayan marchado; eran la alegría de esta finca tan carca.


Es obvio que, los hechos, son difíciles de probar. El 8 de agosto llamamos a la Policía Local y, después de explicar el problema, nos dijeron que se podía intentar una mediación. Les dijimos inmediatamente que sí. Hemos sido pacientes y, la semana pasada, nos telefoneó el inspector que lleva estos asuntos. Tras recoger mis quejas –aunque la verdad es que soy una pésima oradora— me dijo que intentaría mejorar la situación.

 

Sin embargo, he perdido completamente la fe. Sé que, en estas desagradables situaciones, lo mejor es ignorar; y lo hacemos cuando podemos. Pero, si habéis sufrido el derrumbe de parte del techo –como nosotros— y el cabeza de familia es un enfermo coronario grave con cuatro autotrasplantes desde hace diez años. A lo que se han ido añadiendo, con el paso del tiempo, otras patologías. Es imposible. Máxime sabiendo que en esta aterradora pandemia está en el grupo de riesgo.

 

Os preguntareis cómo nos defendemos y os lo voy a decir: ponemos la música o la TV con volúmenes altos, cantamos, silbamos. A veces, hasta le pegamos unos cuantos chillidos... Pero, nos desagrada, solo queremos vivir en paz y pasar de estos malos rollos.

 

Estas mujeres que nos fastidian, son las hermanas Barrios –sí, Chon y Pepa—. Hijas de un comisario franquista de la Nacional que operaba, hace décadas, por el llamado Barrio Chino de Valencia. El hombre era tan desagradable que escupía delante de quien se le antojaba, y, ellas, han heredado ese prurito indeseable que del interior emana al exterior y afea como si tuvieran las almas más oscuras que una ciénaga.

 

Acostumbradas a… «Hacemos lo que nos da la gana». Cualquiera las mete en vereda por las buenas. ¡Ya está bien! Que estamos en una pandemia en la que los muertos y los contagios, por desgracia, aumentan a diario. ¿Cómo vamos a superarla si tenemos ciudadanos de todo tipo? ¿No les da vergüenza? Por momentos, pienso que no son conscientes de lo que le sucede al mundo. O quizá sean tan egoístas que les importa un bledo. O, a lo mejor, están desquiciadas. 

Mi madre, que era muy sabia, decía que las personas más peligrosas son aquellas a las que no les importa sus vidas, porque, cuando no te importa tu vida, las de los demás no valen nada.

 

@Anna Genovés

25 de septiembre de 2020


Entrada publicada en los blogs de la revista Culturamas y en diario madrileño El Cotidiano


                                                                   Algunos ruidos


P.D. Justo, hoy, veintiocho de octubre de 2020, que han decretado un nuevo confinamiento en casi todas las comunidades españolas y la pandemia avanza más rápida y mortal de lo que quisiéramos, alguno de mis vecinos –presumiblemente las vecinas a que hago referencia— han quitado un cartel de normas anticovid que coloqué después de hablar con la Policía Nacional para ver si se podía poner. Me dijeron que era perfectamente lícito y que deberíamos de tenerlo. Lo he vuelto a colocar y lo seguiré haciendo si lo vuelven a quitar. 


Y, hay más, porque hace unos días, mi esposo abrió la ventana del cuarto de baño e ipso facto la persona del piso superior se puso a fumar, salió a cerrarla y le echó todo el humo en la cara, lo que está tipificado como delito de odio. No entiendo a las personas que viven para fastidiar a lo demás y, menos, en la situación que sufrimos, Está claro que la maldad existe.





Hace un rato que he descubierto, como imaginaba, que han quitado los dos carteles. Pero, he decidido no perder más tiempo en volverlo a poner. Sé que vivo rodeada de personas cobardes, irresponsables e hipócritas


@Anna Genovés

31 de octubre de 2020.



P. D. Valga esta confesión para que sea una prueba fehaciente de lo que soportamos, por si nos sucediera algo. Quienes me seguís, sabéis que soy una persona seria.


#vivencias #historiascotidianas #policialocal #policianacional #valencia #malaconvivencia #actualidad #pandemia #covid19 #momentosamargos #opinion #denunciasocial #blocking #acosoadiscapacitados #bloking #hipocresia #cobardia #irresponsabilidad

 





La vida calla

 


Acostumbrada a la nueva normalidad


La mujer ha cambiado sus vivencias y sus ansias


Acude al supermercado con mascarilla y enguantada


Compra lo necesario presta como un rayo


Se aleja de los que pasan, de los que ama, del virus exterminador


Que deja el cuerpo con llagas 


En la sangre, en el cerebro, en las piernas, en el Todo y en la Nada


Supura sus dudas con las teclas del ordenador


Habla por Skype o abre el wasap


Las fincas están desoladas


Las calzadas inundadas de horror


El cielo se empaña de un celofán extraño


–parece que hayan echado matarratas—


El ambiente cargado de porquería


Los humos por el suelo y la espera larga, demasiado larga


Pero hay algo que la sumerge en el fango y la mata


El sonido impertinente de las ambulancias que surcan la calles


No una ni dos, sino varias


Demasiadas cada día, cada jornada


Se hunde en sus tímpanos el dolor que arrastran


Las agujas clavadas


La dama de la hoz prendida por estampa


El cuerpo inanimado que lucha por vivir sin ganas


La muerte se cierne en las ciudades


La vida calla

 


@Anna Genovés

Treinta de agosto de 2020


 

#coronavirus #covid19 #rebrotes #segundaola #pandemia #mascarillas #distanciamientosocial #poemas #annagenoves

 

 


La vida calla

by on 13:13:00
  La vida calla   Acostumbrada a la nueva normalidad La mujer ha cambiado sus vivencias y sus ansias Acude al supermercado con masca...

 


Vacunas sí. Pero, ¿cómo?


Cuando era peque nos vacunaban a casi todos de un montón de patologías... Poliomielitis, viruela, tuberculosis, sarampión, difteria... A posterior, también me inocularon para la Hepatitis B y el Tétano. A la mayoría, nos ha ido bien. Por el camino perdí a una amiga de viruela, sin vacunar, claro. Y, mi primo, tuvo poliomielitis antes de que la jeringuilla cayera en su brazo: fue muy duro y vive con diversas secuelas.


Con respecto a la vacuna de la gripe, me la pongo anualmente desde que estuve de profe en Las 1000 Viviendas de Alicante. Cogí una gripe que derivó en no sé qué... Que me dejó más allá que aquí. Y, todo sea dicho, me va mejor desde entonces. Estoy a la espera de que este año salga el calendario de vacunación para repetir. Creo que será en octubre. Aunque, con la covid19 de por medio, todo está en el aire.


Con esto decir que intentaré ponerme la vacuna del Covid-19 cuando llegue, si sigo por estos lares. Creo en las personas y espero que entremos en razón –aunque nos fastidie— y sigamos las recomendaciones de Sanidad con el uso de las #mascarillas y la #distanciadeseguridad porque #lavadodemanos imagino que, en general, vamos por la tercera o cuarta muda de piel. A falta de antivirales y vacunas, opino que son los medios más seguros para intentar frenar la pandemia. Ahora, tengo una duda… Pongamos por caso que nos van a vacunar de la covid19, ¿antes nos harán PCR o serológicos o test rápidos o algo parecido para saber si hemos sido asintomáticos y ya tenemos anticuerpos? ¿O será un totum revolutum? «Si tenéis anticuerpos o células T o cierta inmunidad, ya veremos qué os pasa… Si estáis limpios del maldito bicho, posiblemente, os irá bien».


Volviendo al tema central, hay gente para todo, tanto del lado negacionista –por cierto, he leído diferentes artículos de su proclama y no me convence ninguno de sus argumentos— como de los gobiernos que utilizan la fabricación de la vacuna anticovid19 como moneda de cambio. Parece que, a fecha de hoy, quien la comercialice antes -sin importar, demasiado, los efectos secundarios a medio o largo plazo- tendrá el poder en sus manos.


Hay gobernantes sin escrúpulos que pasan de las personas –les da lo mismo un muerto que mil, para ellos solo son cifras— y ofrecen a sus habitantes como ratillas de laboratorio para probar esa tercera fase de las vacunas más adelantadas. Pongamos por ejemplo… Brasil. A lo mejor nos hacen un favor a todos, pero opino que es irreflexivo lanzarse al precipicio sin una mínima seguridad. Una de las últimas vacunas comercializadas, fue la del ébola -VSV-EBOV- creada en 2010 y distribuida cuatro años después y… pese al visto bueno de la OMS, aún está en fase experimental. Cuatro años, ni uno ni dos, cuatro. 


Actualmente, hay tantos laboratorios trabajando a destajo en la necesaria anticovid19 que, tal vez, peligre la idónea. Ojalá me equivoque.


Me gustaría que la vacuna contra la covid19 fuera segura, libre y duradera. El riesgo cero no existe, pero si ponemos de nuestra parte, tal vez podamos construir un mañana beneficioso para las futuras generaciones.


@Anna Genovés

Veinticinco de agosto de 2020

Publicado en el diario El Cotidiano



P.D. Después de leer el artículo «La guerra geopolítica de las vacunas, la primera gran guerra del siglo XXI: De imponerse el nacionalismo en la ciencia, se ahondarán las desigualdades y la pandemia se cronificará», que, recomiendo, del diario El Independiente, he pensado que sucederá lo que prevean los grandes... somos el medio no el fin.


#covid19 #coronavirus #vacunas #geopolitica #desigualdad #sigloxxi #guerrasmundiales #pandemia #dilemas #farmaceuticas #elindependiente #opinion #actualidad #annagenoves


Artículos relacionados


¿Quiénes son los gigantes farmacéuticos en la carrera porencontrar la vacuna?


Farmacéuticas en pie de guerra para liderar la vacuna dela covid-19


Las diez vacunas que más vidas han salvado en la historiade la humanidad: A lo largo de la historia, las vacunas han ayudado a salvarmillones de vidas y a erradicar enfermedades.


Cronología histórica de la gripe


La Gripe


La vacuna de Oxford ya tiene día exacto decomercialización