Ciclismo urbano

¿Te has preguntado alguna vez si podrías recorrer el mundo pedaleando? Tras leer diversos artículos, he comprendido que las bicicletas son para todas las épocas del año. De hecho, sí se puede recorrer el globo terráqueo en bici.

Actualmente existen muchas ciudades con sistemas integrados para bicicletas, estacionamientos especiales, servicio de alquiler público, vías verdes, carriles bici e incluso transporte público en el que poder cargar el triciclo. La experiencia de los viajeros que transitan por las urbes al ritmo del pedaleo es tan satisfactoria, que este transporte se ha convertido en un elemento más de la vida cotidiana. Además, es ligero, económico, rápido y ecológico. No obstante, existen conductores y peatones, con opiniones adversas. Para los segundos, las bicis son un elemento molesto que invade las aceras. En el caso de los primeros, hay que mencionar que, en numerosas ocasiones, los ciclistas urbanitas se creen los dueños del mundo… Y tampoco es eso. El respeto mutuo es necesario para una armonía equilibrada.

Como ciclismo urbano, se entiende la utilización de la bicicleta como medio de trasporte en distancias cortas. El boom de dicha modalidad, fue una consecuencia directa del incremento de los automóviles a partir de la II Guerra Mundial que provocó la congestión del tráfico. La bicicleta es uno de los medios alternativos que más ha proliferado desde entonces.

En Dinamarca la demanda para el estacionamiento de las bicis, superó cualquier predicción. En 2008, la Asociación de ciclistas de Copenhague redactó la guía Bicycling Parking Manual. Gracias a la misma, surgió la revista digital copenhagenize. Acuñada como un neologismo que significa que cualquier ciudad puede convertirse en amiga del ciclista urbano.


La copenhagenize publica el ranking anual de las ciudades con mejores infraestructuras para bicicletas del mundo. Hace unos años, la lista fue la siguiente:

1-    Amsterdam (Holanda)
2-    Copenhague (Dinamarca)
3-    Utrecht (Países Bajos)
4-    Sevilla (España) y Burdeos (Francia)
5-    Nantes (Francia) y Amberes (Bélgica)
6-    Eindhoven (Países Bajos)
7-    Malmö (Suecia)
8-    Dublín (Alemania)
9-    Tokio (Japón)
10- Múnich (Alemania)
11- Montreal (Canadá) y Nagoya (Japón)
12- Río de Janeiro (Brasil)
13- Barcelona (España) y Budapest (Hungría)
14- París (Francia) y Hamburgo (Alemania)

Otras ciudades internacionales amigables con el ciclista urbano son: Curitiba (Brasil), Montreal (Canadá), Portland (Estados Unidos), Basilea (Suiza), Beijing (China), Trondheim (Noruega) o Bogotá (Colombia) ―bautizada, por este motivo, como la Ámsterdam latinoamericana.

Si nos ceñimos al territorio nacional la clasificación sería:

1-    Sevilla
2-    Barcelona
3-    Vitoria
4-    Zaragoza
5-    Gijón
6-    Palma de Mallorca
7-    Valencia
8-    Córdoba
9-    Guipúzcoa
10- Madrid

Sin embargo, el panorama a nivel mundial ha cambiado notablemente en pocos años. La clasificación de 2015 fue la siguiente:

1-                      Sevilla, España (10)
2-                      Ámsterdad, Países Bajos (2)
3-                      Copenhague, Dinamarca (1)
4-                      Barcelona, España (11)
5-                      Buenos Aires, Argentina (14)
6-                      Utrech, Países Bajos (3)
7-                      Eindhoven, Países Bajos (5)
8-                      Viena, Austria (16)
9-                      Amberes, Bélgica (9)
10-                   Dublín, Irlanda (15)
11-                   Estrasburgo, Francia (4)
12-                   Malmö, Suecia (6)
13-                   Nantes, Francia (7)
14-                   Montreal, Canadá (20)
15-                   Berlin, Alemania (12)
16-                   Liubliana, Eslovenia (13)
17-                   Burdeos, Francia (8)
18-                   París, Francia (17)
19-                   Hamburgo, Alemania (19)
20-                   Minneapolis, Estados Unidos (18)

Dentro del territorio nacional, actualizado en junio de este mismo año, la revista Donkey Republic con informes de la OCU, publica que las cuatro ciudades españolas mejores acondicionadas para el ciclismo urbano son:

1.                       Barcelona.

2.                       Sevilla.

3.                       Valencia.

4.                       Madrid.

Desde mi humilde punto de vista, las ciudades que actualmente se han visto relegadas a un puesto rezagado al que poseían anteriormente, se debe sobre todo a las nuevas infraestructuras de las urbes que carecían de las mismas. En tanto que las de más solera, acostumbradas al ciclismo urbanita, quizá carezcan de espacio para ampliar sus instalaciones y servicios, o simplemente crean que ya tienen suficientes.



Con todo, la mayoría de las calzadas no están optimizadas para las bicis, sino para vehículos de motor. Motivo por el cual, debemos concienciarnos de la necesidad de un respeto mutuo. Tú vas en coche, en silla de ruedas eléctrica o andando, yo en bici. Tú cumples tus obligaciones, y yo, las mías. Es una utopía que quizá, en un futuro próximo, sea realidad.

Pedalear tiene muchos beneficios para la salud y el medio ambiente. Hay numerosos estudios que han demostrado que el ejercicio aeróbico mejora el sistema cardiovascular, y por tanto, el ánimo. Lo que se traduce en un aumento de autoestima y una disminución de los estados depresivos. Por otro lado, los ciclistas urbanos suelen ser más productivos. Referente al medio ambiente, la bicicleta es totalmente ecológica.

Por todo lo dicho, se puede afirmar que las bicicletas son el transporte más aconsejables en distancias cortas. Si encima llevamos modelos plegables, pese a que hoy en día están en boga las bicis retro por aquello del amor por La cultura hipster,  que podemos introducir en distintos transportes públicos: ferris, aviones, metros... Sin lugar a dudas, lograremos recorrer parte de la Tierra con nuestro vehículo portátil. No olvidemos los múltiples modelos adaptables a cualquier estilo de vida y persona; así como la variedad de accesorios que podemos encontrar para cualquier tipo. Eso sí: no debemos olvidar el casco.



Punto y aparte es el ciclismo de carretera que, como vemos a diario en los informativos, por desgracia es mucho más peligroso. Si os animáis a recorrer distancias largas con vuestra bicicleta por medios rurales, ¡mucho cuidado!

Las bicicletas…

"Cuando el día se vuelva oscuro, cuando el trabajo parezca monótono, cuando resulte difícil conservar la esperanza, simplemente sube a una bicicleta y date un paseo por la carretera, sin pensar en nada más".

Arthur Conan Doyle
(1859 – 1930)
Médico, novelista y escritor escocés.




Recomendaciones de bicis plegables

1.                       Brompton S2L o M3L  -  1.100 € aprox. Cómoda y ligera. La más aconsejable si va hacer más de dos plegados diarios.
2.                       Dahon Vitesse 7 - 700€ aprox. Ideal para usuarios con recorridos de hasta dos horas diarias.
3.                       Monty Folding F18 – 300€ aprox. Adaptable a distintas Alturas y con trasportín trasero. Buena relación calidad precio.

©Anna Genovés
Retocado 18/07/2017





Queen - Bicycle Race (Official Video)



Ciclismo urbano

by on 21:21:00
Ciclismo urbano ¿Te has preguntado alguna vez si podrías recorrer el mundo pedaleando? Tras leer diversos artículos, he compre...


Pomelo

Se pregunta para qué sirve la vida. Para qué gastar más tiempo. La ruleta de la fortuna, el muerto no muerto.

Día negro
Noche sin luna
La tarde llegó a su fin
La mujer al sosiego.

Desconoce el final de los días eternos. No sabe por qué vive o por qué camina. Los pétalos se arrugan. El vientre se marchita cual pomelo.

Día negro
Noche sin luna
La tarde llegó a su fin
La mujer al sosiego.

Botella vacía y cenicero lleno. Cuando el Sol pasea, se acuesta el lucero. Sin compasión. Sin perdón ni angustia. Sin techo.

Día negro
Noche sin luna
La tarde llegó a su fin
La mujer al sosiego.

Vuela… vuela… pajarillo. El árbol no tiene nidos. Los polluelos no nacieron. Las plumas se cayeron y las hojas huyeron.

Día negro
Noche sin luna
La tarde llegó a su fin
La mujer al sosiego.

La piel se frunce; labios, codos, ojos, piernas y pies, muertos. Los fallecidos caminan de la mano y la miran con deseo.

Día negro
Noche sin luna
La tarde llegó a su fin
La mujer al sosiego.

Los cabellos trepan por la fosa, la tierra los engulle. El lodo corea el nombre sin nombre y las olas perecen en el olvido. Destierro.

Día negro
Noche sin luna
La tarde llegó a su fin
La mujer al sosiego.



Pomelo, pomelo, pomelo…
La amargura cura su herida
Tirita de mármol
Y gasa de terciopelo


Mujer de cristal.


Pomelo, pomelo, pomelo…


©Anna Genovés
03/07/2017
Fotografías tomadas de la red
del fotógrafo Vadim Stein


Diva Destruction- the broken ones


Pomelo

by on 21:21:00
Pomelo Se pregunta para qué sirve la vida. Para qué gastar más tiempo. La ruleta de la fortuna, el muerto no muerto. Día neg...