Pandemia y mala convivencia

                                                                                                                                                                

Tengo un problema grave de convivencia. Vivo en una finca con catorce puertas, dos por rellano. El vecino de arriba, hermano mayor del de enfrente –cómplice, como es obvio—desde hace años intenta hacernos la vida imposible


Os dejo una lista de parte de sus perversidades, y no me refiero a los ruidos normales que se dan en cualquier finca; algo lógico y agradable para saber que tus vecinos siguen bien. Sino de otras historias…, cuanto menos, incómodas. Cuando los ruidos de la city te molestan, no queda otra que vivir en el campo. No es nuestro caso.


En fin… juzgar vosotros mismos.  

          

1.       Arrastra maletas o algo con ruedas por el pasillo y comedor.

2.       Empuja muebles o los levanta y los deja caer. Es imposible dormir sin tapones.

3.       Salta.

4.       Patea por toda la casa.

5.       Corre.

6.       Anda como si fuera un elefante y el techo retumba –no me digáis cómo lo hace porque es un hombre muy delgado que pesará unos cincuenta kilos.

7.       Como llamaba al timbre a horas en las que todavía descansábamos, tuvimos que quitarlo. Sí. Cuando vienes a nuestra casa o llamas desde abajo o desde arriba golpeando la puerta; un incordio.

8.       Echa ceniza en la ropa. Qué fume dónde quiera y pueda..., pero lógico sería que, si lo hace donde están los tendederos, cogiera un cenicero. A mí me parece una guarrería.

9.       También fuma en el descansillo –bastante pequeño, por cierto—. El humo inunda nuestro recibidor.  Además de hacer muy mal olor.

10.   Cuando abrimos las ventanas que dan al patio de luces, fuma en la que está encima. Al instante, esa habitación se llena de humo con lo que traiga consigo. Claro, no puedo ventilar estos cuartos, algo imprescindible con la covid19.

11. Hace unas semanas llevaba la mascarilla por debajo de la nariz y hace unos días no la llevaba ni en el ascensor ni en las escaleras. Le dije que debía ponérsela, pero pasó hasta de contestarme.

12. Si viene algún repartidor y no le escuchas, igual llaman a la puerta de al lado o a la de arriba. Pero, ni el uno ni el otro, les abren. Es más, han llegado a decir que no nos conocían.

Estas acciones malintencionadas las puede realizar antes de las ocho de la mañana o de madrugada si se tercia. Las veinticuatro horas del día son buenas si le da por fastidiar.


El hombre tiene setenta y un años. Pensareis que soy una exagerada. Pero, nada más lejos de la realidad. ¡Ojalá! Desconozco cómo lo hace. En ocasiones, pienso que paga a alguien para estos menesteres, o utiliza grabaciones, o ¿quién sabe? Tal vez deberíamos llamar a un parapsicólogo por si nuestra finca es prima cercana o lejana de Hill House y tiene alguna maldición. Entonces, me digo a mí misma… «¿Mira que si tenemos fantasmas o monstruos que nos vigilan y nos hacen perrerías?».


Bromas aparte. Compramos el piso hace veintidós años, y la pareja que nos lo vendió apuntó que tenía problemas con los vecinos –a los pocos meses descubrimos de qué se trataba—. Algo similar ha sucedido con unas inquilinas universitarias que han terminado por marcharse y que, cuando las navidades pasadas se nos calló el techo del comedor, que casi nos, –suceso con el nombre de Siniestro total publicado en este blog— apuntaron que si llegan a saber cómo era este vecino, no hubieran alquilado el apartamento. Nos ha dado mucha pena que se hayan marchado; eran la alegría de esta finca tan carca.


Es obvio que, los hechos, son difíciles de probar. El 8 de agosto llamamos a la Policía Local y, después de explicar el problema, nos dijeron que se podía intentar una mediación. Les dijimos inmediatamente que sí. Hemos sido pacientes y, la semana pasada, nos telefoneó el inspector que lleva estos asuntos. Tras recoger mis quejas –aunque la verdad es que soy una pésima habladora— me dijo que intentaría mejorar la situación.


Sin embargo, he perdido completamente la fe. Sé que, en estas desagradables situaciones, lo mejor es ignorar; y lo hacemos cuando podemos. Pero, si habéis sufrido el derrumbe de parte del techo –como nosotros— y el cabeza de familia es un enfermo coronario grave con cuatro autotrasplantes desde hace diez años. A lo que se han ido añadiendo, con el paso del tiempo, otras patologías. Es imposible. Máxime sabiendo que en esta aterradora pandemia está en el grupo de riesgo.


Os preguntareis cómo nos defendemos y os lo voy a decir: ponemos la música o la TV con volúmenes altos, cantamos, silbamos. A veces, hasta le pegamos unos cuantos chillidos... Pero, nos desagrada, solo queremos vivir en paz y pasar de estos malos rollos.


Estos hombres que nos fastidian, son los hermanos Martínez –sí, Pepe y Juan—. Hijos de un picoleto franquista que operaba, hace décadas, por el llamado Barrio Chino de Valencia. El hombre era tan desagradable que escupía delante de quien se le antojaba, y, ellos, han heredado ese prurito indeseable que del interior emana al exterior y afea como si tuvieran las almas más oscuras que una ciénaga.


Acostumbrados a… «Hacemos lo que nos da la gana». Cualquiera los mete en vereda por las buenas. ¡Ya está bien! Que estamos en una pandemia en la que los muertos y los contagios, por desgracia, aumentan a diario. ¿Cómo vamos a superarla si tenemos ciudadanos de todo tipo? ¿No les da vergüenza? Por momentos, pienso que no son conscientes de lo que le sucede al mundo. O quizá sean tan egoístas que les importa un bledo. O, a lo mejor, están desquiciados.


Mi madre, que era muy sabia, decía que las personas más peligrosas son aquellas a las que no les importa sus vidas, porque, cuando no te importa tu vida, las de los demás no valen nada.


Algunos ruidos


@Anna Genovés

25 de septiembre de 2020


Una frase que le viene como anillo al dedo, pues, ya se sabe que es difícil que los oprimidos, puedan demostrar el acoso, blocking vecinal o etcétera... que sufren.


“La verdad es incontrovertible, la malicia puede atacarla, la ignorancia puede burlarse de ella, pero, al final, ella está ahí”.

 

-          Winston Churchill

Pandemia y mala convivencia

by on 15:51:00
  Pandemia y mala convivencia                                                                                                             ...



No es país para viejos: Cormac McCarthy

Datos de la novela
Título: No es país para viejos.
Autor: Cormac McCarthy. (Traductor: Luis Murillo)
Editorial: Debolsillo.
ISBN: 9788483464939.
Año de publicación: 2005.
Número de páginas: 256.
Género: Misterio, Thriller

Sinopsis

Llewelyn Moss, cazador y héroe de Vietnam, descubre por accidente una matanza entre narcotraficantes; de por medio, cadáveres, armas, drogas y una bolsa con más de dos millones de dólares de la que se apropia.



Por este motivo, Anton Chigurh –un sicario cuya arma ejecutora es una pistola cruzada con martillo neumático o pistola de perno cautivo penetrante —, entra en acción como un sabueso al acecho. Hombre despiadado cuyo lema es no dejar testigos, mata a cualquiera que se interpone en su camino a sangre fría.


Entre ellos, Ed Tom Bell –sheriff y veterano de la Segunda Guerra Mundial—, que vive entre dos mundos: la realidad y el pasado que constriñe sus entrañas y lo devora poco a poco.



Como personajes secundarios aparecen la esposa del protagonista y la del sheriff: ambas fieles amantes de sus cónyuges hasta la muerte.

Un personaje invitado a esta cacería humana que aparece en momentos puntuales, es el exagente de las Fuerzas Especiales, Carson Wells –transformado en cazarrecompensas al margen de la ley—, contratado por un poderoso cartel.

Opinión personal

Si bien al principio me parecía un tanto extraño el uso exagerado de la conjunción ‘y’ que extendía las frases hasta el infinito. Poco después comprobé que esta característica del autor dinamizaba el texto.

La novela presenta unos escenarios realistas y activos con descripciones exhaustivas que te introducen en la temática y, sin lugar a dudas, te enganchan. Ciertamente, no puedes dejar de leer pese a que las situaciones presentan narradores múltiples que te pueden desconcertar y hasta perder el hilo.

Recorte de una escena


En mi opinión, es un thriller lineal con un poso denso a neowestern en el que los acontecimientos suceden, mayormente, en las carreteras y sus moteles.

Uno de los rasgos singulares de la obra es presentar figuras difusas…, a excepción del psicópata Anton Chigurh –cuya personalidad lo convierte, en cierto modo, en un antagonista que le arrebata a Moss parte de su relevancia—. Ya que Llewelyn Moss, aunque sea un personaje desdibujado que conocemos a lo largo de la aventura, es el protagonista. Por el contrario, los contextos son precisos: agobiantes, violentos, inhóspitos y muy, muy desagradables. Como si el verdadero propósito de McCarthy fuera la personificación de los ambientes que nos muestra poco a poco a medida que avanzas en la lectura.

Por otro lado, hay episodios en los que la novela nos sumerge en reflexiones densas donde los personajes rememoran situaciones de su pasado reciente o pretérito, que denotan el conocimiento de la naturaleza humana del autor. De igual modo, de repente, podemos vernos inmersos en una reyerta sangrienta en el que solo el sicario parece inhumano y carente de sentimientos: una máquina de matar. Un verdadero cyborg. McCarthy nos deja migas de pan, como a Pulgarcito, con las que deducimos de antemano lo que puede suceder.

No es país para viejos es una novela abierta que descubres sobre la marcha… A medida que avanzas en la lectura perfilas a los personajes. Tiene una prosa ágil, descriptiva y lúcida con reflexiones largas y diálogos cortos y precisos. Amén de estar dotada de unos monólogos soberbios –escritos en cursiva, al inicio de los apartados, para diferenciarlos del resto de prosa— del sheriff Bell que, en ocasiones hace las veces de narrador; uno de ellos aparece como colofón de la obra. Y, en él, por uno u otro motivo, es difícil no vernos reflejados.

Recorte de la reflexión final

Tiene pues un estilo veloz propio de las novelas Pulp que seguro agradará a los amantes de la novela negra y de los thrillers contemporáneos. Algo tendrá cuando dos años después de su publicación, the Coen brothers, adaptaron el guion a la pantalla grande. Y qué bien lo hicieron. La recomiendo, aunque se haya visto de antemano el film.



El reparto fue estelar: Josh Brolin/Llewelyn Moss, Tommy Lee Jones/Sheriff Bell, Woody Harrelson/Wells, Javier Bardem/Anton Chigurh. La película ganó numerosos premios entre los destacan: 4 Óscar (Mejor película, Mejor Director, Mejor Actor secundario (Bardem) y Mejor Guión adaptado), 2 Globos de Oro (Mejor Película, Mejor Actor secundario), 3 Bafta y 2 Screen Actors Guild Awards.

Rasgos genuinos del autor




No es país para viejos de Cormac McCarthy, se publicó en 2005 con el nombre de No country for old men.

El autor es un dramaturgo, novelista y guionista; está considerado uno de los escritores vivos más importantes de EEUU. En la vida privada parece ser un hombre sui géneris que vive al margen del mundo editorial, que no suele conceder entrevistas y que apenas se relaciona con otros escritores.

Obra (datos tomados de Wikipedia

Novelas
El guardián del vergel (The Orchard Keeper, 1965)
La oscuridad exterior (Outer Dark, 1968)
Hijo de Dios (Child of God, 1973)
Suttree (Suttree, 1979)
Meridiano de sangre (Blood Meridian or the Evening Redness in the West, 1985)
Trilogía de la Frontera (1992-1998):
I - Todos los hermosos caballos (All the Pretty Horses, 1992), ganadora del National Book Award.
II - En la frontera (The Crossing, 1994)
III - Ciudades de la llanura (Cities of the Plain, 1998)
No es país para viejos (No Country for Old Men, 2005)
La carretera (The Road, 2006), ganadora del Premio Pulitzer de ficción.
The Passenger (próximamente)

Historias cortas
Wake for Susan (1959)
A Drowning Incident (1960)
Dark Waters (1965)

Guiones
El hijo del jardinero (The Gardener's Son, 1976), película
The Sunset Limited (The Sunset Limited, 2011), telefilme
El consejero (The Counselor, 2013), película

Obras de teatro
The Stonemason (1995)
The Sunset Limited (2006)

Adaptaciones cinematográficas
The Gardener's Son (El hijo del jardinero), película para la televisión realizado por Richard Pearce en el año 1977.
All the Pretty Horses (Todos los caballos bellos), ha sido llevada al cine por Billy Bob Thornton en el año 2000, protagonizada por Matt Damon y Penélope Cruz.
No Country for Old Men (No es país para viejos), ha sido llevada al cine por Joel e Ethan Coen en el año 2007, protagonizada por Josh Brolin, Tommy Lee Jones, Javier Bardem y Woody Harrelson.
The Road (La carretera), ha sido llevada al cine por John Hillcoat, protagonizada por Viggo Mortensen, Kodi Smit-McPhee, y Charlize Theron.
The Sunset Limited, basada en la obra de teatro del mismo título, adaptada por el propio Cormac McCarthy y dirigida por Tommy Lee Jones en 2011, con Jones y Samuel L. Jackson como protagonistas.
Outer Dark (La oscuridad exterior), ha sido grabada como cortometraje por Stephen Imwalle en el año 2008.
Child of God (Hijo de Dios), ha sido llevada al cine por James Franco en el año 2013, protagonizada por Scott Haze, Tim Blake Nelson y James Franco.

No es país para viejos - trailer en Castellano